Tomorrow Never Knows

a.jpg

Entonces John le dijo a George Martin que quería que en esa canción su voz sonara como el Dalai Lama cantando en lo alto de una colina del Tíbet. Martin respondió a John que ir al Tíbet para grabar la canción resultaría un poco caro, que intentarían lograr ese efecto allí mismo, en Abbey Road.  Y puso a prueba al nuevo ingeniero de sonido, un chico de 19 años llamado Geoff Emerick.

Vaya si lo lograron. Hace cincuenta años, más o menos por estas fechas, los Beatles grabaron “Tomorrow Never Knows” e inauguraron una nueva era: la de la música creada en el estudio de grabación.

Fue la primera canción registrada en las sesiones de “Revolver” -mi disco favorito- y medio siglo después sigue siendo objeto de inspiración y admiración. Compuesta sobre un único acorde, el texto procede de la lectura que Lennon hizo de la adaptación psicodélica del “Libro tibetano de los muertos”. Loops, voces y guitarras reproducidas al revés, un sinfín de efectos…El resultado fue fabuloso: la fantasía tomó el poder.

 

 

Anuncios

One thought on “Tomorrow Never Knows

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s