Jutta Hipp derriba un muro

1956 fue un año fabuloso en la historia del jazz. Pero las efemérides suelen pasar por alto un fenómeno insólito: una mujer, pianista y extranjera (alemana), logró grabar un álbum para el influyente sello norteamericano Blue Note al frente de un quinteto de reputados músicos. La artista se llamaba Jutta Hipp y el esfuerzo de aquella gesta en un mundo tan masculino -y machista- como aquel debió de ser extenuante: a pesar del gran resultado artístico, la pianista no volvió a publicar otro disco nunca más.

Jutta Hipp había llegado un año antes a Nueva York, por entonces la meca del jazz, después de haber llamado la atención de un crítico estadounidense con la banda que lideraba en un club de su país. Ya en la Gran Manzana, Blue Note le grabó dos álbumes con sus actuaciones en el Hickory House.

En su disco definitivo, Jutta se asoció con el gran saxofonista Zoot Sims. El resultado sigue deslumbrando 65 años más tarde. La pianista, originaria de Leipzig, acababa de entrar en la treintena, pero después de “Jutta Hipp With Zoot Sims” despareció de la escena musical para siempre.

Tan completa fue desapareció que hasta tres años de su muerte, en 2003 en Nueva York, Blue Note no sabía adónde le tenía que enviar los cheques con el dinero que le correspondía por sus discos.

Mientras suenan los surcos de la reedición de ese último y magnífico álbum es inevitable preguntarse qué le sucedió a Jutta.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s