Aquellos días amarillos

Ahora que la segunda oleada nos asola es el momento de recuperar discos coloridos que nos ayuden a vencer el desánimo. Para este objetivo pueden servirnos incluso algunos álbumes de los que en su momento pasamos de largo por considerarlos demasiado livianos.

Por ejemplo, el superventas “Have a Nice Day” que ayudó a reinventarse al duo sueco Roxette en el cambio de siglo y que ahora suena radiante en su reciente reedición en vinilo amarillo.

A diferencia de los álbumes más célebres de Roxette los años ochenta, lastrados por una producción que nos remite demasiado a su época, este “Have a Nice Day” ha resistido bien el paso del tiempo.

Per Gessle y la recientemente fallecida Marie Fredriksson introdujeron elementos de la música electrónica y guitarras aguerridas en un disco que fue grabado en parte bajo el sol de Marbella.

El resultado fue una colección de canciones que miraban con optimismo al nuevo siglo que se avecinaba, llenas de melodías marca de la casa, con ese toque sueco que procede directamente de Abba.

Lo más importante en este momento es que “Have a Nice Day” transmite aún en sus surcos un optimismo que desearíamos poder contagiar. Que tengáis buen día y un feliz fin de semana.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s