Historia de una gata

Las canciones de Gino Paoli

Yo, como Gino Paoli, también tengo una gata que recordar, que mira desde un verano lejano en el que suena “Sapore di sale”.

Hay canciones que siempre vuelven, como los recuerdos de aquella gata de Ponte Milvio que estuvo de visita en mi apartamento en mi primer verano romano y después se marchó a ampliar sus conocimientos sobre el vecindario.

Las viejas canciones de Paoli brillan ahora como nunca mientras giran alrededor del sol en este doble álbum de reciente edición. Vinilo anaranjado, una portada preciosa y un sonido de primera.

Es difícil pasar de la primera cara del disco, donde “Sapore di sale”, “La gatta” y “Senza fine” forman un territorio mágico en el que uno llega a pensar que nuestros mejores momentos podrían repetirse.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s