Corre, Jackson, corre

La carretera como inspiración. Lugar mítico de aventuras, metáfora de la búsqueda existencial, escuela de vida. Pocos discos como “Running on Empty” para enseñarnos que hay detrás del vértigo de saltar por aquella rampa ¿Y qué hacía esa batería de ensueño en mitad del asfalto, Jackson?

Año 1977. Jackson Browne recorre Estados Unidos dejando a su paso un reguero de canciones, propias y ajenas. “Running on Empty” se escucha como un fabuloso libro de viajes. Con esa portada icónica y ese vinilo rayado de tanto escucharlo.

Pero eso se acabó: “Running on Empty” ha sido por fin reeditado en vinilo. Corre, Jackson, corre, que vamos contigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s