Miles, Miles, Miles

a.jpg

Cada vez que repito algo, cada vez que me dejo llevar por la rutina, el desanimo o el cansancio me cruzo por la calle con Miles Davis. No sé cómo ha llegado hasta mi barrio. Pero ahí está. Más simpático de lo que fue en vida, la verdad. Suele sonreír, no a mí en concreto, es una sonrisa de condescendencia para que yo la vea, como diciendo “sabes que podrías hacerlo mejor”.

Cruza por cualquier esquina, cuando estoy paseando con Wil, cuando llegó a casa en moto, cuando voy a comprar el pan, cuando salgo a tomar una cerveza…Ahí está, invisible para todos menos para mí.

Sí, ya sé que es una visión, pero voy a hacer caso a Miles y hoy no escribiré Viniland como siempre. Intentaré hacer las cosas de manera distinta, como hizo siempre él. Aunque sea una vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s