El hombre de Abbey Road

Sí, ya sé que han visto esta fotografía miles de veces. Pero yo les voy a pedir que esta vez no les miren a ellos. Que me busquen a mí en la imagen. ¿Ven ese coche negro aparcado a la derecha, detrás de John y Ringo? Bueno, pues yo soy el tipo que está de pie junto al coche, subido a la acera, debajo de un árbol. Me ven, ¿verdad?

Nadie repara nunca en mí. Pero les aseguro que aquel día de agosto de hace cincuenta años fui testigo de todo cuanto aconteció en Abbey Road. Absolutamente todo. Les vi cruzar a los cuatro en fila por el paso de peatones. Varias veces, en una dirección y en otra. Cruzaron y cruzaron, mientras les fotografiaban. Hasta que de pronto, en uno de esos cruces, al llegar al otro lado de la calle, desaparecieron. Se volatilizaron. Se esfumaron. Regresaron a aquel lugar mágico del que llegaron.

No volvieron a verles juntos nunca más. Eso sí, dejaron un último disco maravilloso. Pero eso ya lo saben todos.


One response to “El hombre de Abbey Road

Responder a lrotula Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s